PETICIONES, QUEJAS Y RECLAMOS    EGRESADOS  










Menu Desplegable

W3.CSS


Propuesta Pastoral 2018

El lema que se ha elegido para la Propuesta Pastoral 2018 quiere hacer una síntesis entre las ideas esenciales del próximo Sínodo, la Jornada Mundial de la Juventud 2019, el Aguinaldo 2018 y la situación actual del País. Por otro lado, es la manera en que respondemos a la invitación del Santo Padre a los colombianos a dar “el segundo paso”, mensaje que nos lleva a todos a profundizar en el sentido de la vida, de la misión que cada uno de nosotros tenemos en el mundo y de los caminos que llevan a encontrar el sentido y plenitud de la existencia a través de tres actitudes de todo aquel que quiere seguir a Jesucristo.

Vamos… a lo Esencial

Ir a lo esencial, a esta clave que es Cristo, requiere del don de la fe que proviene de Dios y que es compromiso personal (Sínodo); y esta fe, en cuanto participación en el modo de ver de Jesús (cfr. Lumen fidei, 18), es la fuente del discernimiento vocacional. Esta fe en María fue la que la llevó a expresar con alegría el Magníficat (JMJ 2019), porque María es la mujer de la fe y confianza absoluta en su creador y Padre: “El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí” (Lc 1,49).

Vamos… a Renovarnos

En esta segunda etapa, la actitud clave es “renovarse”, no según el propio antojo sino guiados “por el Espíritu” y “sin apartarse de la esperanza transmitida por la Buena Noticia”. “La renovación no nos debe dar miedo, la Iglesia siempre está en renovación”, lo que “supone sacrificio y valentía, no para considerarse mejores o más pulcros, sino para responder mejor al amado del Señor”, Papa Francisco. La renovación surge del encuentro con Cristo, la clave ahora es renovarse, reconociendo la propia realidad, reconciliándose con ella en actitud de humildad.

Vamos…a Involucrarnos

El Santo Padre Francisco nos invita a vivir una tercera actitud: “involucrarse”. “Hoy a nosotros se nos pide crecer en arrojo, en un coraje evangélico que brota de saber que son muchos los que tienen hambre, hambre física, pero también hambre de Dios: ¡cuánta gente tiene hambre de Dios!, hambre de dignidad, porque han sido despojados.”

La actitud de involucrarse, es resultado de haberse encontrado con Jesús, constituye la respuesta a su amado que nos conduce a ser solidarios, a ponernos al servicio de quien lo necesita, nos lleva a la búsqueda del encuentro con el otro, nos hace salir de nosotros mismos y de nuestras comodidades.

 

Enlaces de Interés