PETICIONES, QUEJAS Y RECLAMOS    EGRESADOS  










Menu Desplegable

W3.CSS


Propuesta Pastoral 2019

La santidad con estilo salesiano lleva una marca especial: la felicidad. Don Bosco escribí a sus jóvenes en la carta de 1884: “uno solo es mi deseo, verlos felices en el tiempo y en la eternidad”. Él, que conocía los corazones juveniles y sus incertidumbres tenía este anhelo como la posibilidad de plenitud para los jóvenes. La felicidad presentada como sueño de la realización humana. Don Bosco fue más allá, presentándola como una realidad que dura hasta la eternidad, una felicidad como meta soñada para cada joven, hoy, mañana y siempre.

 

Enlaces de Interés